Bienvenido (a) a mi blog :D

Si te gusta este blog, compártelo con tus amigos *-*

domingo, 24 de abril de 2011

Capítulo 1

Parte 1


Hace 1 mes en Düsseldorf, Alemania…

20 de julio / 9am.

La noche anterior anduve escuchando música en mi ipod y me quedé dormida. Mi despertador sonó y me desperté, era una mañana cálida, me saqué los audífonos y me levanté de la cama, fui directo a ducharme y luego me puse una camiseta color rosa claro, unos jeans, un par de medias y mis converse negras con pasadores estampador con puntos de colores. Me sequé el cabello con la secadora y me lo cepillé un poco, luego me cepillé los dientes y bajé al comedor a desayunar.


En el comedor…


¡Buenos Días! – dije alegremente.
¡Buenos días hija!- dijeron mis padres.


Cogí mi caja de cereales y vacié un poco en un bowl, luego los mezclé con leche, cogí una cuchara del cajón de los cubiertos y me senté en la mesa donde estaban sentados mis padres. Normalmente nunca me hablaban en la mesa pero ese día…


A tu padre lo has ascendido de puesto en el trabajo- dijo mi madre.
¡WOOOWWWWW! ¡Esto es increíble! ¡Felicitaciones papá! –dije eufóricamente.
Pero hija…hay un pequeño inconveniente y es necesario que lo sepas –dijo mi madre algo triste.
Bien, ¿y el inconveniente es?-dije yo con curiosidad.
NOS MUDAREMOS-dijo mi padre.
¿A dónde?-dije con lágrimas en los ojos.
A Phoenix, Arizona- dijo mi padre.
¿Eso no queda en los Estados Unidos?-dije llorando.
Sí Emma, lo lamento, lamento tener que hacerte dejarlo casi todo, pero esto es lo que siempre quise, para esto trabaje toda mi vida. Aunque, si no quieres hacerlo, sólo dímelo, yo comprenderé y nos quedaremos aquí- dijo mi padre.
Papá, no te preocupes, estaré bien, ¡sí quiero hacer esto!, quiero que cumplas tu sueño porque sé cuán importante es esto para ti.-dije tratando de retener mis lágrimas para no llorar y hacerlo sentir mal.- ¿Cuándo partiremos?
En 1 mes -dijo mi madre abrazándome.


Fui a mi habitación llorando, llena de tristeza y a la vez un sentimiento que me decía que hice lo correcto. Me senté en el borde de la ventana a pensar en lo sucedido y como me afectaría esta mudanza. Sabía que echaría de menos a mis amigos y todo aquí en Alemania.  Más tarde decidí llamar a Alice, una chica súper buena gente que siempre sabe que decir frente a las cosas malas que pasan, es muy positiva y por eso y muchas cosas más, ella es mi mejor amiga. Recuerdo que timbró 3 veces antes de que contestara.


¿Hola? –dijo Alice.
Hola, soy yo, Emma - dije con tono algo triste.
¡Holaaaaaaa Emm!! ¿Cómo estás? Se te escucha algo triste -dijo Alice.
Alice, tengo algo muy importante que decirte -dije con tristeza.
¿Sí? ¿Qué sucedió? –dijo Alice preocupada.
¡ME MUDARÉ!- grité con extremada tristeza.
¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Qué?- dijo ella con desesperación y según su tono de voz me pareció que estaba llorando.
Por el trabajo de mi padre, lo ascendieron, nos iremos en 1 mes – dije un poco más calmada.
¿A dónde?- dijo ella.
A Phoenix, Arizona - dije yo.
¿Eso no queda en los Estados Unidos? – dijo impresionada.
Sí. –dije con tono de tristeza.
¿Y no puedes decirle a tu papá que no te quieres ir? - dijo ella tratando de buscar una solución.
Él me dio la opción de que él podría no aceptar el puesto y nos quedaríamos, pero le dije que no, que acepte el trabajo – dije mientras las lágrimas se me volvían a salir.
Pero, ¿por qué dijiste eso? – dijo ella desesperada.
Sólo lo dije porque no quería ver como los sueños de mi papá se venían abajo por mi culpa, quiero que sea feliz y si para eso necesito dejar todo aquí e irme lejos, lo haré –dije mientras lloraba.
¡Oh! Tienes razón. Pucha te extrañaré demasiado eres una de mis mejores amigas y bueno, cuando pueda viajaré y te visitaré - dijo ella buscando el lado positivo.
Yo también te extrañaré, bueno, tengo que colgar, no me siento muy bien. Chau, cuídate. –dije eso porque en verdad no me sentía bien.
Chau, cuídate mucho, trata de calmarte un poco, todo estará bien– dijo tratando de calmarse ella también.


Me eché en mi cama llorando y me quedé dormida.


                                                                ***
Los días fueron pasando, cada vez era más triste pensar que estabamos a menos tiempo de irnos, de perder a todos aquellos con quienes vivimos mucho tiempo. Sé que es poco probable que volvamos a vernos, pero aún tengo la esperanza de que algún día sucederá. Ya está todo listo, solo falta esperar aquel gran día.

                                                                 ***


Parte 2

20 de Julio / 3 am.

El gran día llegó, estoy triste porque sé que serán las últimas horas que pasaré aquí, también sé que este será es comienzo de algo nuevo, de algo que dificilmente superaré. Ya me despedí de todos mis amigos y aunque fue doloroso, tuve que aceptarlo.

Llegó la hora de ir al aeropuerto, luego de 1 hora y media de camino...

¡Al fin llegamos!- dijo mi padre emocionado.
¡Rápido, tenemos que abordar nuestro vuelo!- dijo mi madre.

Sacamos a toda prisa las maletas y nos fuimos corriendo.
Bien, estoy en la puerta, este es el primer paso para una nueva vida, mi cuenta volverá a cero en unas horas. ¿Quién grita mi nombre? miraré hacia abajo...

¡AAAAAAALIIIIIIIIIIIIIIIIICCCCCCCEEEEEEEEEEEEE! -grité emocionadísima. ¡También están muchos de mis amigos ahí! Aww cómo los extrañaré...
¡ADIOSSSSS EMMA! ¡TE AMAMOS!- gritaron todos en conjunto.
Me emocionó mucho ver que mis amigos realmente me aprecian.
¡ADIOSSSSSSS!- grité emocionada y algo triste.

Entré al avión, busqué mi asiento, el cual estaba al lado del de mis padres.
Dormiré un rato.

¡Emm…! ¡Ya llegamos hija! ¡Despierta! ¡Tenemos que tomar el avión hacia Phoenix!-dijo mi madre.
Está bien- dije aún con sueño.

Bajando del avión me puse a pensar en que fue bueno tomar aquellas clases de inglés, ahora me podré comunicar, creo que pronto me acostumbraré a este país ya que se ve muy bonito y la gente también se ve amigable. Lo malo es que sé que extrañaré demasiado a mis amigos de Alemania, sé que haré nuevos amigos aquí, con los cuales espero tener una buena amistad.
Bien, debo de ir a coger mis maletas para abordar el siguiente vuelo hacia Phoenix, no quiero que mi papá se frustre.

¡Emma, apresúrate! Debemos de tomar el otro avión, y la verdad es que sólo quiero llegar a Phoenix para descansar. – dijo mi padre.
Sí, ya voy. Sólo déjame coger mis maletas.- dije con sueño.

Abordamos el vuelo y estamos rumbo a Phoenix, tengo que ir al baño.

¿Qué es ese tan extraño sonido? Creo que alguien está diciendo mi nombre, a lo mejor estoy alucinando ya que tengo sueño. Será mejor que regrese a mi asiento lo más pronto posible.

Dormiré hasta llegar a nuestro destino.


1 comentario:

  1. esta bueno pero al parecer nadie sabe q phoenix queda en ARIZONAAAAAA

    ResponderEliminar